Ejemplos de habilitación en salud

Ejemplos de habilitación en salud

La habilitación en salud es fundamental. Consiste en educar y no «empastillar» a la persona para desarrollar y mejorar habilidades nuevas. En el contexto de la salud, haciendo referencia del concepto de la OMS como el estado de bienestar físico, mental y social y no a la ausencia de enfermedad, la habilitación ayuda a individuos a mejorar su independencia, calidad de vida y su participación en actividades de la vida diaria. 

Terapias para la habilitación en salud

Existen muchas, muchas formas de terapias que habilitan en salud. A continuación, vamos a mencionar solo algunas que están integradas hoy en día a nivel sanitario en gran parte del mundo:

Terapia Ocupacional: diseñado para personas que tienen dificultades en la realización de las actividades de la vida diaria debido a lesión, diversidad funcional o discapacidad. Esto puede incluir apoyo en areas como el autocuidado, rendimiento laboral o académica y las actividades de ocio. 

Logopedia: Los trastornos del habla y el lenguaje son que pueden afectar a la capacidad de una persona para comunicarse eficazmente. La logopedia implica el uso de técnicas y estrategias especializadas para a superar las barreras lingüísticas y mejorar la comunicación.

Arteterapia: según la asociación española de arteterapeutas es la aplicación psicoterapéutica del proceso artístico donde la relación entre persona usuaria y arteterapeuta es clave.   

Fisioterapia: La fisioterapia ayuda a las personas con problemas de movilidad, lesiones físicas y enfermedades crónicas a mejorar su capacidad para moverse y funcionar de forma independiente. Mediante ejercicios e intervenciones específicas, la fisioterapia ayuda a las personas a aumentar su fuerza, flexibilidad y función física general. 

Musicoterapia: La musicoterapia es un tipo único de habilitación que aprovecha el poder de la música para ayudar a las personas a mejorar su funcionamiento cognitivo emocional y social. Puede incluir el uso de instrumentos musicales cantar o escuchar música.

Terapia conductual: La terapia conductual es una intervención que se centra en modificar conductas poco saludables y promover hábitos positivos. Este tipo de terapia suele utilizarse para ayudar a personas que luchan contra la adicción, la depresión, la ansiedad o otros trastornos mentales que afectan a su calidad de vida.

Grupos de apoyo: Un Grupo de Ayuda Mutua (GAM) es un espacio en el cual diversas personas que comparten un mismo problema o dificultad se reúnen para intentar superar o mejorar su situación

La habilitación a través de vivencias personales

1. Sofía – Autonomía personal para mi hijo: «Mi hijo tiene dificultades para algunas rutinas básicas como lavarse los dientes y comer, lo que resultaba en enfados y pataletas. La terapeuta ocupacional trabajó con mi hijo, mi marido y conmigo para enseñarnos como podíamos a través de la integración sensorial ayudarle a tolerar texturas, aprender a comer más alimentos y lavarse los dientes. 

2. María – Mejorar el discurso de mi madre: «Después de que mi madre sufrió un ictus, perdió la capacidad de comunicarse eficazmente. Le costaba encontrar las palabras adecuadas para expresarse. Sin embargo, con logopedia recuperó gradualmente sus habilidades lingüísticas y empezó a comunicarse mejor.»

3. Juan – Fisioterapia para mi lesión deportiva: «Como persona activa, practico deporte con regularidad. Sin embargo, tras una
lesión reciente, me resultaba difícil realizar mis tareas diarias sin dolor. Aquí es donde la fisioterapia resulta útil.
Mediante ejercicios guiados e intervenciones físicas, mi fisioterapeuta me ayudó a recuperar la fuerza y flexibilidad para volver a la normalidad. 

4. Angela – Musicoterapia para la depresión de mi amiga: «Una de mis mejores amigas sufrió una depresión grave que afectó a sus funciones sociales, emocionales y cognitivas. La musicoterapia le ayudó a expresarse y sentirse mejor consigo misma.

Las ideas claras

La habilitación juega un papel fundamental en apoyar a personas con y sin discapacidad o diversidad funcional a mejorar su calidad de vida, lograr una mayor independencia y autonomía. Todas deberían compartir una serie de características fundamentales, que te indican si esa terapia o forma de habilitación realmente esta funcionando para ti. Somos diferentes y tenemos distintas necesidades, por lo que no todas las formas de habilitación nos pueden resultar útiles. Para saber, si algo está funcionando debe cumplir lo siguiente:

1- Me reta

2- Estoy aprendiendo

3- Aunque a veces me resulta repetitivo cada vez lo hago mejor

4- Comprendo el objetivo de cada cosa que hago

5- Veo una mejora o un mantenimiento de mis habilidades

6- Me siento comprometido con la terapia, la terapeuta, los compañeros y mis objetivos

Memoria, ¿Qué es? y ¿Cómo funciona?

Memoria, ¿Qué es? y ¿Cómo funciona?

Hoy vamos a tratar de descifrar la memoria. ¿Qué es? ¿Cómo funciona? ¿Qué tipos hay? y como podemos estimularla a través de simples actividades que sean fáciles de incluir en nuestra rutina diaria.

¿Qué es la memoria?

Es el proceso por el que se codifica, almacena, recupera y se utiliza la información.

Pongamos un ejemplo, el cerebro recoge una información: hay manzanas verdes en la cocina. Esta información se guarda en el lugar relevante en el cerebro: ¿Qué comida hay en casa? Cuando más tarde voy a comprar y veo manzanas verdes, recupero la información: tengo manzanas verdes en casa y concluyo, no necesito comprar manzanas ya tengo.

Tipos de memoria

Existen dos tipos: corto plazo o de trabajo y a largo plazo.

La memoria de trabajo es aquella responsable de guardar la información para su utilización inmediato. Por ejemplo, marcar un número de teléfono a la vez que nos los están dictando. Mientras que, la memoria a largo plazo es la que nos sirve para recordar eventos, personas o hechos por largos periodos de tiempo.

Además, está última  se divide en declarativa y procedimental. La primera es responsable de recuperar información de forma consciente como datos, nombres y fechas. En cambio, la procedimental entra en juego para hacer tareas automáticas como mecanografiar, conducir e ir en bici.

¿Cómo funciona?

Los procesos de memoria involucran diversas regiones del cerebro que funcionan juntas para permitirnos recordar y retener información específica. En concreto el hipocampo, una región cerebral clave que se encuentra en el lóbulo temporal, que tiene un papel significativo en el aprendizaje y consolidación de formación de nuevos recuerdos. También, la corteza prefrontal, localizado en el lóbulo frontal, que está involucrada en la memoria de trabajo, la toma de decisiones y la resolución de problemas. 

Problemas de salud que afectan la habilidad de recordar

Estos problemas son muy frecuentes en la actualidad. Existe un incremento del número de personas que experimentan deterioro o pérdida de la memoria debido a enfermedades concretas. Un deterioro para recordar afecta la calidad de vida de la persona y conlleva dificultades para completar actividades de la vida diaria, socializar y mantener relaciones. Las enfermedades más prevalentes que afectan esta habilidad incluye ictus, demencia, Alzheimer y daño cerebral.

Según la OMS actualmente alrededor de 50 millones de personas en el mundo padecen demencia y todos los años se añaden casi 10 millones de nuevos casos. Además, se estima que 1 de cada 10 adultos por encima de 65 años tiene alguna forma de Alzheimer. 

¿Cómo estimular la memoria?

Nuestros cerebros pueden ser entrenados para tener mejor memoria mediante su estimulación en rutinas y actividades del día a día. Realizar crucigramas o leer un libro son formas estupendas de trabajar la memoria declarativa. En cambio, aprender una nueva habilidad como bailar, pintar o tocar un instrumento puede mejorar la memoria procedimental. 

Es clave trabajar esta habilidad día a día y mantener una mente activa

 

Grafomotricidad

Grafomotricidad

Grafomoticidad, también es conocida como un tipo específico de motricidad fina. Ésta es crucial para el desarrollo de la escritura. Escribir y dibujar requiere de una coordinación excelente de los músculos de las manos, dedos y brazos. Estas partes del cuerpo trabajan conjuntamente para conseguir unos trazos elegantes y legibles sobre el papel.

¿Cómo se desarrolla la grafomotricidad?

Habitualmente damos por sentado que ciertas habilidades se desarrollan y tienen lugar sin esfuerzo y sin pensar. Esto no es cierto. Solamente nos da esa impresión porque ya hicimos tantas veces esa actividad (como realizar un trazo sobre un folio) que no recordamos las dificultades la primera vez que juntamos papel y lápiz. Consecuentemente, tener dificultades en las habilidades de motricidad fina nos puede resultar muy fastidioso y nos puede hacer perder la paciencia. Pero con práctica, tiempo y esfuerzo todo el mundo puede mejorar su escritura. 

A continuación vamos hacer un pequeño repaso de como es el desarrollo típico de la adquisición de la escritura:

Primero, debemos destacar que el desarrollo de la motricidad fina debe cumplir dos reglas generales:

1. La maduración de los movimientos de prensión desde los músculos del hombro hasta la musculatura fina de los dedos pulgar e índice.

2. La progresión de la toma del objeto desde la parte interna de la mano hacia la punta de los dedos y el lado radial en dirección al pulgar e índice. Esto ocurre a medida que el desarrollo va avanzando .

0 a 2 meses el reflejo prensil está presente en las manos del recién nacido. Es decir, cuando se roza su palma, se cerrará el puño en un acto inconsciente. Este reflejo desaparece alrededor de los cinco meses. Alrededor de las ocho semanas comenzará a descubrir y a jugar con sus manos. Al principio descubrirá solo las sensaciones del tacto, pero alrededor de los tres meses son capaces de involucrar la vista también.

 2 a 4 meses la coordinación ojo-mano empieza a desarrollarse.

4 a 5 meses la mayoría de los bebés pueden agarrar un objeto que esté a su alcance. Esto lo logran mirando solamente al objeto y no a sus manos. Esto se llama el máximo nivel de alcance y se considera una base fundamental en el desarrollo de la motricidad fina.

6 a 9 meses ya pueden sostener con facilidad un pequeño objeto durante un periodo corto de tiempo. Además, muchos empiezan a golpear lo que tienen entre sus manos y suelen llevarse los objetos a la boca.

9 a 12 meses cuando el bebé se acerca al año prefiere observar los objetos antes que agarrarlos con sus manos. Así tocará el objeto con la mano entera, pero será capaz de empujarlo usando sólo su dedo índice.

Que el niño aprenda a coger las cosas con dos dedos en lugar que con la mano entera representa un avance fundamental en el desarrollo psicomotriz.

Antes de lograr un agarre eficiente, el desarrollo suele ir avanzando de manera evolutiva siguiendo los siguientes patrones (Comellas & Perpinya, 2003, p. 60-62):

Presa cilíndrica o presa palmar supinada: Aparece entre los 12 meses y 18 meses. Se emplea toda la mano para sujetar la herramienta. El movimiento procede de segmentos proximales (se mueve el hombro y el brazo para mover la mano) y se trata de un agarre estático.

Presa digital pronada: Aparece entre los 2 a 3 años. Los dedos sujetan la herramienta, el hombro comienza a ser más estable y entonces los movimientos proceden de segmentos más distales (codo y antebrazo), se trata de un agarre estático. Aquí los niños ya pueden insertar piezas, hacer torres de hasta 6 cubos, manipulan páginas de un libro.

Pinza cuadrípode: comienza a verse a los 3 años y medio a 4 años. Los cuatro dedos participan en el agarre de la herramienta. Ahora el movimiento procede de la muñeca y la mano, hay mayor estabilidad de hombro y codo, inicialmente es un agarre estático, aunque puede evolucionar y convertirse en dinámico. Aquí los niños deben aprender a atarse los cordones de los zapatos y abrocharse los botones y se enfrentan al manejo de los cubiertos.

Pinza Trípode: Aparece entre los 4 años y medio y se desarrolla y se perfecciona hasta los 7 años. En ella participa el dedo pulgar, índice y corazón, inicialmente los tres dedos funcionan de manera unitaria, para posteriormente madurar hacia una pinza trípode dinámica. A partir de los 5 niños ya pueden cortar, pegar y trazar formas, sus dibujos tienen trazos definidos y formas identificables.

el ser humano tarda aproximadamente entre 7 y 10 años en adquirir la habilidad de la escritura.

podemos afirmar que es un proceso complejo y largo. 

 

¿Problemas de grafomotricidad?

Los problemas en habilidades de grafomotricidad pueden aparece tanto en edad escolar como en adultos. Niños y niñas pueden tener dificultades para aprender a escribir, formar letras y hacer trazos legibles. Mientras que, adultos pueden experimentar dificultades debido a distintas condiciones médicas o debido a lesiones como artritis o el síndrome de túnel carpiano.

En caso de que tú, tu familiar o tu amiga o amigo estén teniendo problemas de este tipo es importante consultar con profesionales que te pueden ayudar. Tu maestro o maestra, tu terapeuta ocupacional o médico pueden ayudar a determinar la raíz del problema y pueden darte información útil sobre como tratar, manejar o mejorar este problema. 

Hay una cantidad de estrategias y ejercicios disponibles para mejorar la escritura aquí tienes unos ejemplos prácticos de personas con dificultades en la grafomotricidad y como han mejorado sus habilidades.

El caso de Sara

Sara es una niña de 7 años que está teniendo dificultades para escribir. Suele frustrarse y a veces avergonzarse cuando alguien no puede leer su letra. Su terapeuta ocupacional le enseña como utilizar un agarrador para lápices, lo que le ayuda a controlar sus movimientos y mantener sus letras ordenadas. Asimismo, aconseja a su familia a como motivarla para hacer algunos cambios en su actitud y en sus hábitos en cuanto a la escritura, cómo utilizar folios con guías y apuntarse a natación para mejorar su postura. Además, su profesora conjunto a la terapeuta ocupacional, le proporcionan a Sara algunas actividades específicas para ella para que práctique en horario escolar y en casa. Estas pautas ayudaron a Sara a mejorar su escritura y mejorar su autoconfianza. 

El ejemplo de Juan

Juan, es un hombre de 45 años que sufre de artritis. Le cuesta escribir debido a que sus manos tiemblan y le provoca dolor agarrar el bolígrafo. Con pautas de su terapeuta ocupacional, Juan aprende que utilizando engrosadores puede agarrar el bolígrafo sin dolor. También comienza a utilizar su tablet para escribir utilizando el dedo o el nudillo lo que provoca menos tensión en sus articulaciones y lo que previene forzarlas.

Conclusión

Recuerda que desarrollar la grafomotricidad es un aprendizaje que en la infancia dura muchos años. Tanto si se trata de tu hijo o hija que esta empezando a escribir sus primeras letras o eres adulto y te estas adaptando a una nueva situación, recuerda que la mano y su destreza es maravillosamente compleja. Así que toma aire, ten paciencia y confía en que con práctica y apoyo se puede mejorar. 

En nuestra página de recursos puedes encontrar ejercicios para la grafomotricidad, también puedes contactar con nuestro servicio de Terapia Ocupacional para una consulta o realizar una petición de material ¡adaptado para ti!

La neurodiversidad y su significado

La neurodiversidad y su significado

La neurodiversidad es un concepto que reconoce las variaciones naturales de la función cerebral en humanos y la riqueza que hay las distintas formas de pensar y procesar información. Es una palabra que generalmente se utiliza para hacer referencia a personas con TEA, TDAH, dislexia y otras personas con un desarrollo cerebral no «neurotípico». Siendo está palabra de neurotípico, utilizado para personas que se ajustan a los patrones neurológicos típicos de la sociedad. 

La neurodiversidad es un cambio de perspectiva

La creencias tradicionales perciben a individuos neurodiversos como personas con trastornos y con dificultades. Hoy en día, esta perspectiva creada desde la ignorancia está cambiando gracias a la visbilización y aceptación de personas con neurodiversidad y una apreciación por sus habilidades únicas.

Una de las ideas más equivocadas sobre la neurodiversidad es que implique que todo el mundo debe ser tratado de la misma manera. La realidad es que la neurodiversidad hace hincapié en ver las fortalezas de una persona y de dar apoyo en aquellas áreas que nos cuestan más. Por tanto, un aspecto crucial de la neurodiversidad es la inclusión. Para lo que la creación de entornos inclusivos y accesibles donde se promueva la neurodiversidad es fundamental, dando lugar a una sociedad más creativa, innovadora y resolutiva. 

Trastornos tradicionalmente asociados a la neurodiversidad

Tradicionalmente se asocian una variedad de trastornos a la neurodiversidad aquí se citan algunos ejemplos:

El trastorno del espectro autista (TEA). Personas con TEA pueden tener dificultades en la interacción social, la comunicación y reproducir patrones repetitivos de conducta. Como su nombre indica es un espectro por tanto, existe una infinidad de variaciones y grados de severidad. Además, engloba el síndrome de Asperger. Algunas personas famosas con TEA son Greta Thunberg, Temple Grandin y Elon Musk.

Trastorno del déficit de atención e hiperactividad. Con problemas para centrarse, organizarse y terminar actividades, algunas personas famosas con TDAH son Justin Timberlake, Jim Carrey y Jennifer Laurence.

Dislexia. Individuos con dislexia tienen mayor dificultad para leer y escribir. Algunas personas conocidas con dislexia son Cher, Salma Hayek y aunque no fue diagnosticado expertos afirman que Pablo Picasso.

Trastorno Bipolar. El trastorno bipolar se caracteriza por provocar grandes cambios de humor, desde la euforia y una energía inagotable, hasta la depresión. Mariah Carey, Selena Gomez y Russell Brand son algunas celebridades con trastorno bipolar.   

 

En resumen

En conclusión,

la neurodiversidad es un concepto clave que promueve la idea de que las diferencias enriquecen, se aceptan y son celebradas

Mediante la inclusión se puede promover la diversidad y apreciar los talentos únicos de cada persona. Todo el mundo brilla y contribuye a su manera a la sociedad siempre que se le de la oportunidad. Así que no pongamos barreras y fomentemos oportunidades para todas las personas. 

¿Qué es la atención?

¿Qué es la atención?

La atención se puede definir como la habilidad de captar, seleccionar, discriminar y procesar distintos estímulos relevantes. Es una habilidad que depende en gran medida del estado de alerta para funcionar de forma adecuada. Asimismo, se desarrolla en la infancia a partir de procesos de fijación de la mirada y se mantiene vinculada a los movimientos oculares a lo largo del ciclo vital.  

La atención y el estado de alerta

El nivel de alerta es el estado de consciencia de una persona. Si este estado es adecuado el cerebro podrá atender e integrar estímulos adecuadamente. En caso contrario, el cerebro puede no detectar los estímulos e incluso llegar a interpretarlos como una amenaza, pudiendo provocar una hiperreacción. Por ejemplo, si yo estoy muy cansada, estoy bostezando y me cuesta mantener los ojos abiertos, mi nivel de alerta es muy bajo. Por tanto, me voy a enterar una mínima parte de la reunión de trabajo en la que estoy. Si yo estoy bien descansada, no tengo hambre y estoy tranquila, mi nivel de alerta será adecuado y mi cerebro captará mucho más de lo que está pasando en la reunión. A continuación, podéis ver una adaptación de la gráfica Yerkes-Dodson que explica este concepto:  

¿Qué tipos de atención hay?

Clásicamente desde la psicología se ha dividido en: sostenida, dividida, selectiva y alterna

Actualmente, se añade además la importancia de distinguir entre la atención interna y externa. La primera es la que está íntimamente ligada a la interocepción. Es decir, atender a las señales que se producen dentro del propio cuerpo. Por otro lado, la externa se refiere a aquella que presta relevancia a la información que origina del mundo externo.

Desde la neurociencia, la atención también se divide por modalidades sensoriales. En particular, se destaca la atención visual debido a su predominante extensión en el cerebro. Asimismo, se subdivide en visoespacial y visual de características. Esta última es la que permite discriminar elementos específicos como colores y formas. Por tanto, la atención visual es esencial para reconocer e identificar caras, objetos e instrumentos conocidos.  

¿Cómo puedo mejorar mi atención?

La puedes mejorar realizando ejercicio físico. A través de hacer ejercicios oculares, movimientos que impliquen coordinación y posturas de equilibrio. Los deportes que fomentan esto son el ciclismo, la danza, la natación, el senderismo y el yoga. También puedes mejorar tu atención leyendo, pintando y haciendo distintas manualidades

Pin It on Pinterest