Rehabilitación y COVID-19

Ago 14, 2021 | Bienestar y Salud, Habilitación

Con la llegada y prolongada pandemia del COVID-19, hemos tenido que adaptarnos, reciclarnos y renovarnos. El COVID-19 nos ha permitido observar cuales son nuestras fortalezas y nuestras debilidades, tanto como sociedad, como en nuestras propias vidas y en gran medida directamente relacionado con todo lo que concierne a nuestra salud. Por tanto, ahora que somos conscientes de esto, existe una oportunidad única para afrontar de pleno estos problemas y mejorar nuestra salud tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Hoy hablamos de rehabilitación y COVID-19. Sabías que:

Se estima que entre el 60 y el 85% de los pacientes que ingresan en UCI por la COVID-19 sufren secuelas importantes respiratorias, físicas y cognitivas.

El 80% de las personas que han pasado la COVID-19 sufren secuelas tras la infección, sobre todo fatiga (el 58%), cefalea (44%), trastornos de atención (27%) y disnea (25%).

– Los expertos nos explican que el COVID-19 está aquí para quedarse. Una encuesta de más de 100 inmunólogos de la Revista Nature revela que el 89% de los expertos consideran que es probable o muy probable, que el COVID-19 con el tiempo (no se sabe cuanto) será una enfermedad endémica como el resfriado. 

Mientras tanto, aquí desde Universo Neurodiverso vamos a ver como podemos prevenir esas secuelas y como podemos recupéranos para volver afrontar la vida diaria. 

Las secuelas del ingresado por COVID-19

Las secuelas más frecuentes causadas por Covid-19 corresponden a cualquier otra enfermedad que implica una estancia prolongada en hospital y sobre todo en cama. Cuando no nos movemos y no realizamos actividades básicas como peinarnos, lavarnos la cara, etc. empezamos a perder masa muscular y capacidades cognitivas de una forma más o menos acelerada, porque como ya sabemos:

las personas estamos diseñadas para movernos con intención y lograr una finalidad concreta

No movernos puede acarear atrofia (pérdidas de movilidad) y daño en nervios periféricos (polineuropatías) que se manifiesta en forma de picor, dolor y adormecimiento de las extremidades.  

¿Por qué rehabilitación en respuesta al COVID-19?

La rehabilitación minoriza secuelas y atiende a las necesidades de recuperación de personas que han sufrido algún deterioro en sus habilidades que le dificultan realizar actividades en su día a día. Existen muchos profesionales involucrados en la rehabilitación que trabajan conjuntamente con un objetivo: la recuperación y reintegración de la persona a su vida cotidiana. Además, existen muchas medidas preventivas que desde la rehabilitación permiten disminuir esas secuelas. Esto se traduce en hospitalizaciones más cortas, secuelas menos graves, recuperaciones más rápidas y menor presión hospitalaria

¿Cuál debería ser la atención desde rehabilitación?

Desde rehabilitación la atención en Covid idealmente debe ser a tres niveles. 

1. Preventiva – Educación para la salud. Hábitos saludables en general como ejercicios respiratorios para fortalecer el sistema respiratorio o manejo del estrés. 

2. Aguda – Desde la UCI, aunque la prioridad inmediata es salvar vidas en la UCI, no debemos olvidar lo que viene inmediatamente después,  la calidad de vida de la persona a la que se salva. Es aquí donde los profesionales de la salud especializados en rehabilitación, tienen un gran papel para disminuir la gravedad de las secuelas de la persona ingresada. Esto también permite que la transición después a planta sea mucho más integrada y el proceso de recuperación sea mucho más fluido. Ya que se acompaña a la persona durante todas las fases de hospitalización.

3. Ambulatoria – La reincorporación a la vida cotidiana es un momento clave para la detección de necesidades. ¿Qué me cuesta más que antes? Esto ya no lo puedo hacer… Este es el momento de atender a todas las secuelas restantes y encontrar estrategias para manejar las tareas del día a día.   

 

¿Qué puedes hacer desde casa?

Si has sufrido Covid, tienes secuelas y no sabes muy bien como afrontarlas os recomendamos ante todo que contactéis con vuestro centro de salud o profesional médico de referencia.

Aquí os dejamos algunas ideas de ejercicios y actividades (que tras el visto bueno de vuestro médico o médica) podéis realizar para seguir con vuestra recuperación:

Ejercicios respiratorios

Este vídeo de la fantástica Mariana Quevedo fisioterapeuta especializada en envejecimiento activo y recuperación funcional explica de una forma muy simple un serie de ejercicios para mejorar la capacidad pulmonar.

Yoga (Yin o restaurativo)

Existen cientos de recursos en internet gratuitos para realizar yoga por tanto elige alguno que mejor se adapte a ti y tus necesidades en cada momento.

Economía energética

Consiste en dosificar la energía que utilizamos a lo largo del día y ser eficiente con esa energía para conservarla. De esta forma poder realizar actividades de forma funcional sin llegar a la fatiga. Por ejemplo, a la hora de preparar la comida en vez de realizarlo de pie, podemos sentarnos en la mesa o utilizar un taburete para sentarnos a la hora de cocinar. Son pequeñas formas de ir economizando energía para llegar a un objetivo concreto. Asimismo, a la hora de realizar ejercicio, para no acabar con toda nuestra energía podemos repartir esa hora de ejercicio recomendable a lo largo del todo día y poco a poco ir incrementando el tiempo conforme nos encontremos mejor en la última sesión de por la tarde. También, consiste en priorizar y organizar, en vez de hacer todas las tareas domésticas en el mismo día podemos repartirlas en toda la semana para no acabar muy cansados y lograr completar estas tareas.

Equilibrio ocupacional

Proponemos equilibrio ocupacional porque mejora la calidad de vida en general. Además, nos ayuda a realizar esa economía energética. También, nos permite ser más conscientes de que tenemos que priorizar también el tiempo de descanso, ocio, autocuidado, comer, etc. todas estas ocupaciones que son tan importantes para nuestro bienestar. Planificar el tiempo y repartirlo bien entre ocupaciones.

Encuentra tu actividad de restauración

Encuentra algo que te sirva para desconectar de tus pensamientos o mantener tu mente totalmente ocupado en una sola cosa. Es decir, encuentra aquella actividad que te hace sentir bien, que te restaura la energía como por ejemplo meditar, pintar, escribir, escuchar música, etc. Una actividad que te vaya bien a ti, puede ser incluso una siesta después de comer. Reponer fuerzas y energías a lo largo del día puede ser una forma fantástica de descansar, no solo físicamente si no también mentalmente.

Artículos relacionados

Tú PUEDES dejar de fumar

La mayoría de las personas que están intentando dejar de fumar lo ha intentado al menos una o varias veces con anterioridad y no ha tenido éxito. Los recursos que se utilizan más habitualmente para dejar de fumar son:  - Realizar un listado con los beneficios que se...

leer más

Pin It on Pinterest